Alimentos Transgénicos

¿Qué está pasando en el mundo entero con los alimentos transgénicos? ¿Cómo nos afecta a medio y largo plazo?

Los alimentos genéticamente modificados (GM) tienen un ADN modificado usando genes de otras plantas o animales. Los científicos toman el gen de un rasgo deseado de una planta o animal e insertan ese gen dentro de una célula de otra planta o animal. 

Por lo general, los alimentos transgénicos son vegetales como la soja, el maíz, el aceite de girasol y el aceite de semilla de algodón, pero también se han desarrollado alimentos transgénicos de origen animal, como ejemplo el cerdo transgénico, que produce ácidos grasos omega-3 al cambiar uno de sus genes.

Alimentos Transgénicos

¿ CÓMO SABER CUANDO UN PRODUCTO ES TRANSGÉNICO? 

Sólo cuando esta especificado en su etiqueta, modificado genéticamente y/o tiene la sigla Bt, que es la abreviatura de Bacillus thuringiensis.

Algunas marcas y submarcas de las grandes empresas no especifican correctamente algunas de las semillas. Por eso debes tener vigiladas las marcas y submarcas de estas empresas que modifican genéticamente las semillas.

¿COMO SABER SI UNA FRUTA ES TRANSGÉNICA?

Cuando el código consta de 5 dígitos que comienzan con el número 8, significa que tienes en tus manos una fruta modificada genéticamente, y que seguramente fue rociada con RoundUp y muchos otros productos tóxicos. Debes tener cuidado y mirar correctamente lo que consumes.

Efectos sobre la salud humana

Aumento de la toxicidad

Las plantas generan unas toxinas que las defienden de agentes exteriores como los insectos.  La manipulación genética puede inducir la producción de dosis mayores de estas sustancias tóxicas, y/o la aparición de compuestos totalmente nuevos dañinos para la salud.

La documentación sometida a consideración de dicho comité científico -que Monsanto se negó a hacer pública alegando secreto comercial- revelaba daños en los riñones y en las células sanguíneas de ratones que habían consumido el maíz transgénico. 

Otra investigación realizada en Italia revelaba alteraciones morfológicas significativas -sin causa aparente- en las células del hígado de ratones alimentados con soja transgénica.

El comité  científico del gobierno francés se pronunciaba en contra de la aprobación de un maíz autorizado por la Comisión Europea en Octubre 2004, por considerar que las anomalías aparecidas en los estudios eran muy preocupantes.

Alimentos Transgénicos

Aumento de las alergias

Cuando se transfiere a una planta ADN de una especie con propiedades alergénicas, existe un riesgo de que el consumo de la variedad transgénica provoque reacciones alérgicas. Lo grave es que también pueden producirse reacciones alérgicas a nuevas proteínas procedentes de especies que no tengan un historial de efectos alergénicos. Se están introduciendo en los alimentos proteínas derivadas de bacterias, de virus, de insectos, y de multitud de otras especies que nunca han formado parte de la alimentación humana.

Esta demostrado que los compuestos insecticidas producidos naturalmente por la bacteria Bacillus thuringienses (Bt), fabricados ahora en versión transgénica pueden ser alergénicos para los seres humanos. Una de las toxinas Bt de los cultivos insecticidas transgénicos es un inmunógeno sistémico y de las mucosas tan potente como la toxina del cólera.

Resistencia a los antibióticos

La mayor parte de los cultivos MG que se comercializan actualmente llevan genes marcadores de resistencia a los antibióticos, empleados en el proceso de manipulación genética. Se ha demostrado que el ADN y las proteínas pueden resistir el proceso de digestión, permaneciendo intactos en el estómago de los mamíferos, donde conviven con multitud de bacterias, pasando incluso al torrente sanguíneo y a otros órganos del cuerpo

Más preocupante aún es la posibilidad de que los genes marcadores pasen de los alimentos a bacterias presentes en el estómago y en el intestino de las personas (y del ganado), que desarrollarían resistencia a antibióticos valiosos en medicina. 

Las variedades de maíz insecticida cultivadas en España desde 1998 hasta 2005 llevaban un gen de resistencia a la ampicilina en todas las células de la planta, y constituyen un importante riesgo para la salud pública.

Re-combinación de virus y bacterias

Utilización en ingeniería genética de virus, de bacterias y de plásmidos bacterianos, todos ellos con una gran capacidad de recombinación y de intercambio de material genético con otros microorganismos, y diseñados para atravesar las barreras de las especies, constituye una auténtica bomba de relojería, pudiendo contribuir a la creación de nuevas enfermedades con enormes riesgos para la salud humana. Las características estructurales aumentan el riesgo de que se incorpore a otro material genético (re-combinándose y reactivando virus dormidos, por ejemplo), dando lugar a nuevos patógenos más virulentos y con gran capacidad de infección.

Residuos tóxicos en los alimentos

Los principales compuestos herbicidas asociados a los cultivos transgénicos son el glufosinato de amonio y el glifosato

Según un estudio realizado en Australia, la soja resistente al herbicida Roundup contiene un nivel de residuos de glifosato, el componente activo de este herbicida, hasta 200 veces mayor que la soja convencional.

El glufosinato de amonio está asociado a casos de toxicidad neurológica, respiratoria, gastrointestinal y hematológica, así como a defectos congénitos en seres humanos y mamíferos.

Afecta negativamente a bacterias y hongos beneficiosos para el suelo por su capacidad de fijación del nitrógeno. 

El Roundup, herbicida de Monsanto cuyas ventas se han disparado con la introducción de los cultivos resistentes y cuyo principal compuesto activo es el glifosato, provoca disfunciones en la división celular, que podrían estar asociadas con algunos tipos de cáncer en seres humanos

Mapa transgenicos españa

La variedad del maíz transgénico conocida como MON 810 es ampliamente usada alrededor del mundo. Es una línea de la especie Zea mays conocida como YieldGard de la compañía Monsanto. Esta planta es un organismo genéticamente modificado diseñado para combatir la pérdida de cosechas por plagas. 

España tiene el 95% de cultivo transgénico de Europa. 

AQUÍ puedes ver el mapa del gobierno

Actualmente se cultivan comercialmente 27 cultivos transgénicos: alimentarios (soja, maíz, arroz, trigo, patata, tomate, remolacha, judías, endivia, berenjena, calabaza, papaya, melón, ciruelo, remolacha y caña azucareras), forrajeros (alfalfa y Agrostis), textiles (algodón y lino), oleaginosos (distintas variedades de colza), flores (clavel, petunia, rosa) y otros como la pimienta dulce, el chopo o el tabaco.

Si te gusta nuestro trabajo puedes prepararte con nosotros directamente a través de la tienda online o donando directamente.

1 comentario en “Alimentos Transgénicos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra